reservas@origeneshotel.com +51949 984 288 English Version
Tu cuerpo: el protagonista del cambio

Blog

2019-01-28

Tu cuerpo: el protagonista del cambio

Nuestra mente es la más poderosa, incluso la más poderosa que tenemos para relacionarnos con los que nos rodean. Es tan eficiente y ágil que nos permite liberarnos de estar siempre siendo títeres de nuestras emociones e impulsos.

Para rencontrarnos con ella, nuestro cuerpo es nuestro principal canal. Prueba hacer este ejercicio en cualquier momento que lo necesites. No importa si estás en el trabajo, en el bus o esperando en la cola del banco. Tómate dos minutos y experimenta con la respiración profunda, como al respirar profundamente y llevar el aire por  todo el cuerpo, logras mover los pensamientos y sentir mucho alivio.

1. Prueba por un momento no hacer caso de lo que te gusta o no, donde estés, te parezca un buen sitio o no.

Poniendo tu atención en pequeñas partes internas del cuerpo físico, permítete que ellos sean protagonistas y no tus preferencias.

2. Solo por un par de minutos, y nada más, concentra tu atención en que el cuerpo pueda descubrir su verdadero peso, lejos de la tensión que soportas por tus metas e intereses.

3. Por solo dos minutos respirando, fíjate si puedes dejar caer los músculos de la cara, o el interior de los oídos, si pones mucha atención te darás cuenta que puedes dejar más detalles los músculos detrás de los ojos e incluso la raíz de la garganta, o alguna expectativa o juicio.

Antes de terminar, toma dos últimas respiraciones inflando la espalda, separando los nudos entre músculo y músculo, tanto aire como si por dentro todo se cambiara de sitio. Cuando botes el aire exhala todo lo que no te sirva: recuerdos, dolores, o incluso por ese momento, libérate incluso de tu nombre.

4. Puedes utilizar el aire para soltar los huesos y venas de las manos, dentro de las manos hasta que sientas que las uñas también se sueltan.

Verás que puedes recorrer tu cuerpo con la respiración para indicar, más que dejar caer. Sintiendo que cada detalle pesa un poquito más.

Repite estos pasos durante un mínimo dos minutos. Luego de unos minutos nota las sensaciones de bienestar como si el cuerpo físico te agradeciera.

Fuente: Fundación Yoga Perú